lunes, 30 de noviembre de 2009

Hay que cambiar las Leyes

No vaya a ser como lo de las famosas calificaciones del Fitch Ratings, pues no he visto los estudios que le llevo a Alia2 a afirmar que México tiene el primer lugar en intercambios de archivos y lo que esto significa.

Lo que si deberíamos saber es que en México las leyes son ambiguas. Por ejemplo:

*En México, la edad en que se acepta el consentimiento sexual de un menor es a los 12 años de edad. "Esto abre una puerta insospechada. Si es legal tener sexo. ¿Por qué sería ilegal fotografiarlo?"

*En muchos lugares de nuestro México se les permite -obliga?- a las jovenes a casarse.

*El Código Civil Federal, artículo 148 señala: “Para contraer matrimonio el hombre necesita haber cumplido 16 años y la mujer 14”. ¿Por qué no tomar fotografías consensuales a la joven pareja que podrían venderse por miles de dólares en la Internet?"

El siempre interesante José Musse nos dice "Será difícil combatir la esclavitud sexual infantil cuando paralelamente el matrimonio siga siendo legal con menores o el consentimiento sexual sea a tan baja edad. El gran desafío es la coordinación y estandarización legal a nivel internacional"

* En México, al igual que otros países, un aproximado del 65% de las imágenes "porno" proceden de aficionados y son menos “fuertes” que las enviadas con fines comerciales.
Por ejemplo, en un estudio del 2004 por Fernando de la Rosa, concluye que el 25% de las fotos comerciales aparecían niños o adolescentes, mientras que sólo en el 9% de las fotos no comerciales daban la impresión de pornografía infantil. (Ver Informe)

* En el Distrito Federal la trata de personas no está regulada en ningún aspecto y aunque en el territorio mexiquense si se considera delito, la legislación no está completa.

*México, Jalisco, Sonora, Yucatán y Morelos -en ese orden- son los cinco estados donde más delitos cibernéticos se cometen según la División de la Policía Cibernética de la PFP.
La pornografía infantil es el primer delito en la red, existen cuatro millones de sitios en internet, luego seguido por los fraudes, la "clonación" de tarjetas crediticias o señales satelitales.

Sin quitar la responsabilidad a los mexicanos, pero donde quedan los demás países, yo siempre pensé que las naciones asiáticas comerciaban brutalmente con el sexo y que alli se encontraba el origen?
O que los europeos por su poder económico eran los clientes frecuentes de esta industria que incluye el turismo sexual?
Quienes son los delincuentes? De quien nos tenemos que cuidar?

Ahora me doy cuenta que desde hace años, los especialistas llamaban a México la Bangkok latinoamericana.
Y yo inocente... En donde me perdi?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...