sábado, 9 de enero de 2010

Y no creas... este tema tiene sus detractores

Totana nos dice en pocas palabras una gran verdad: "Durante millones de años, los seres vivos de la Tierra han ido adaptando sus procesos biológicos de acuerdo con dos ciclos astronómicos fundamentales: la sucesión de las estaciones y la alternancia día-noche.
Si la contaminación atmosférica por ciertos gases produce el famoso efecto invernadero que amenaza el equilibrio climático de la Tierra, el uso excesivo e irresponsable de la energía eléctrica en el alumbrado de exteriores es la causa de una nueva y menos conocida agresión medioambiental que amenaza con eliminar la noche, alterando así el segundo ciclo fundamental.
El fenómeno, producido por un alumbrado exterior incorrecto, sea público o privado, ya tiene un nombre: “Contaminación Lumínica."


Al ver las calles de tu ciudad, seguro en lugar de iluminar, deslumbran, o no?
La idea erronea es que el exceso de luz incrementa la visibilidad y la seguridad para los ciudadanos, cuando en realidad el resultado es precisamente el contrario pues no tiene caso ilumunar los cielos, esto es poco responsable y técnicamente grosero, simplemente por que la razon de "gastar energía" -recordemos que la electricidad no es un recurso renovable- en el firmamento, cuando lo que deseamos iluminar son nuestros caminos o el interior de las viviendas y recintos.

Los defensores de la noche eléctrica basan su sed de iluminación al afirmar que una ciudad o carretera profusamente iluminada es una ciudad segura... incluso señalan que la ostentación lumínica se igual con calidad de vida, prosperidad o riqueza.

No saber dirigir la iluminación hacia donde hace falta es un acto tan poco inteligente como no tener capacidad para elegir la intensidad de la iluminación adecuada en cada caso, ya que un ámbito sobreiluminado puede ser más inseguro y evidentemente más desagradable que un ámbito iluminado de forma racional.

Evitemos la iluminación del Cielo: Es más rentable!
Con tan solo dirigir o sustituir el alumbrado público convencional por luminarias bien apantalladas y dirigidas a donde tienen que iluminar -y que además son de bajo consumo- muestra que gastos se reducen un 25 o 30%.

La luz en nuestra atmosfera evidentemente tiene un efecto medioambiental negativo contribuyendo al aumento de los gases de efecto invernadero, que es otro factor de reducción de la calidad del cielo nocturno.

Por el contrario, elegir entre luminarias poco contaminantes -como las de vapor de sodio a baja presión- o luminarias nocivas -como las de vapor de mercurio o halogenuros metálicos- tiene mas bien que ver con el uso inteligente de la iluminación, sino también en aspectos relativos a las decisiones sobre el transporte o la opción de las energías renovables que afectan directamente a la calidad de la atmósfera.

Star Light termina el articulo afirmando que "... una comunidad energéticamente sostenible es una comunidad capaz de disfrutar del cielo nocturno."

Leer todo el artículo de Star Light
Leer todo el artículo de Totana.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...