viernes, 5 de marzo de 2010

Símbolo de Vida y Regeneración

Pese a no ser el único coleóptero que aparece en la rica iconografía egipcia, es sin duda, el más popular y para los Antiguos Egipcios tuvo una significación realmente importante

Al observar al escarabajo pelotero, ateuchus sacer, empujar y rodar una pequeña bola de estiércol los egipcios lo responsabilizaron de arrastrar al astro sol cada mañana para que se produjera el nacimiento de otro día mas.

Los egipcios, que eran buenos observadores de la naturaleza, creyeron ver el renacer de la vida, pensando en una auto-creación (generación espontánea) sin la aparente intervensión de sus progenitores, veían surgir de la arena a los nuevos escarabajos; haciendo un paralelo con el nacimiento del Sol y el concepto de metamorfosis.

Sabemos que en realidad las hembras amasaban fragmentos de esta bola para su alimentación e incubaban en ella sus huevecillos que protegían y cuidaban hasta ver eclosionar los huevos.

Quizá por ver con mas frecuencia al escarabajo macho, su figura divina es eminentemente masculina. Aunque se sabe que alrededor del año 3.000 a.C se represento a la diosa Neith como un escarabajo Agrypnus notodonta, otra familia de esta especie.

En el contexto cosmogónico y la mitología, el Escarabajo es la manifestación terrenal del Sol, mismo que nacía y moría cada día, pero que al amanecer siguiente, volvía a vivir

El Sol era la deidad mas importante para los egipcios... Entonces vemos la trascendencia que tenía la figura del Escarabajo, pues a este se le atribuía el poder de mover al Sol, esa gigantesca bola que ilumina al mundo convirtiéndose en el motor de toda existencia o los cambios constante de la vida.

El nombre que asignaban a los escarabajos era Ra Men Kepher, que significa Ra, creador del Universo

Además se le atribuía la capacidad de regenerar y perpetuar toda existencia, por lo que se le vinculó estrechamente con las creencias de ultratumba y con la propiciación de la eternidad que era una parte importante de sus creencias: enterrarse para lograr la eternidad con energía renovada, emergiendo desde la arena del desierto hacia una nueva vida.



Kepher, Jepri o Jeper, que significa nacer o existir, era representado como un escarabajo dotado de dos alas extendidas empujando el sol por el cielo, o un hombre con cabeza de escarabajo, o bien, un hombre con un escarabajo en su cabeza.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...