jueves, 30 de junio de 2011

No tenemos respeto al Río Santa Catarina


Todos sabemos que nuestro estado es desértico y árido, pero se nos olvida que las montañas escarpadas de la Sierra Madre Oriental, sin miramiento alguno, estas bellas montañas son capaces de conducir grandes cantidades de agua turbulenta y destructiva directo hasta el corazón de la ciudad.

Sbk?

Si llegase un huracán de igual magnitud pero entrara por otro lado, se va a volver a llevar todo de nueva cuenta: la Presa Rompepicos está ubicada en una cañada de las 32 que existen que van a dar al Río Santa Catarina, y sin contar que se le ha robado 4 metros de profundidad al río con las pasadas canalizaciónes.

Como si fuera un cobro obligatorio, cada 20 años, la naturaleza se vuelve contra nosotros:
15 ciclones han zotado el valle regiomontano.
Quizas sepas de las graves inundaciones que se sufrieron en 1938 y la de 1967 donde llovió 30 días consecutivos!
En 1988, con el Huracán Gilberto, que dejó a su paso pérdidas humanas y destruyó gran parte de las avenidas aledañas al río Santa Catarina.
La labor de Protección Civil del estado despues de este huracán, ha sido mucha ayuda para dos terribles huracanes que vendrían después, el Ericka y el Alex...


Pero pocos saben que la primer gran tragedia de nuestra historia moderna fue la inundación el 27 de agosto de 1909.
Si bien es cierto que las leyendas, mitos e hitos se transmiten de generación en generación, el libro El Río Fiera, Bramaba: 1909, nos da la oportunidad de comprender e imaginarnos lo que fue aquel scalofriante y triste pasaje de la historia regiomontana!



Esto y más queda reflejado gracias a la pluma del finado periodista Oswaldo Sanchez, quien junto al cronista Alfonso Zaragoza, recopilaron las historias que protagonizaron los regiomontanos de esa época.El titulo deja muy en claro la monstruosa fuerza con la que bajo el agua de la Huasteca  hacia una pequeña ciudad de apenas 79 mil habitantes de los cuales murieron 6 mil a causa de las casi 60 horas de lluvia.

Las victimas, en su mayoría habitantes del barrio San Luisito, hoy colonia Independencia, eran es su mayoría gente proveniente de San Luis Potosí, y que por la industrialización se establecieron e hacer su vida en la localidad, sucumbieron ante el gigante, su majestad el río Santa Catarina.



Todo comenzo en la noche... y solo se escucharón los bramidos del río
En un solo día llovió 600mm de agua, que sobre pasaron los limites del cauce del río y se desbordo hasta llegar a la calle 2 abril al Sur y a 15 de Mayo al Norte, partiendo y reconfigurando la ciudad.
Te imaginas? Qué miedo!

Joya del periodísmo regiomontano!
Las historias narradas, dan muestra de dos grandes vertientes que el lector podrá distinguir al momento de adentrarse a esta singular obra: el porqué de la tragedia y el trabajo periodístico que lleva el mismo.
De alli su gran valor histórico, al mostrar aquellos terribles tres días con sus noches con hechos periodísticos muy confiables e incorporados a una narración muy descriptiva, que envuelve al lector haciéndolo sentir como si hubiera sobrevivido de aquella experiencia... dejando una lección de vida.


De la tragedia también se aprende!
Como dijera Jesús Abraham Valencia Celaya, la muerte, el dolor, el hambre, el desamparo total y "el desfallecimiento constante son experiencias que se quedan grabadas en algunas páginas para la posteridad

El libro nos lleva a conocer por lo que pasaron los sobrevivientes, sus desdichas, sus anhelos, pero sobre todo su nueva vida, además de poder conocer a los actores de dicho momento, a los que pudieron dar algo y a los que se llenaron de egoísmo, a los que quisieron ver caer a las personas poco a poco y a los que hicieron que la tragedia transformara en grande a Monterrey."
Seguimos cometiendo los mismos errores:
Los comerciantes insisten en volverse a instalar para vender sus productos, con el alegato de tener una familia que alimentar, como si no hubiera otras opciones de empleo.
Eso sin contar con tantos negocios de esparcimiento que desean ponerse alli, sin pensar en el riesgo de que la fuerza del agua arrase todo, las autoridades deben de darle la importancia y respetar al río, aseveró el historiador Gerardo Merla, en la presentación de la reedición del libro que se llevo a cabo hace un año


Insisto, No le tenemos respeto al Río!
El peligro está latente, se tiene que respetar la fuerza de los ciclones, eso lo vamos a tener siempre.
Lo más importante es que Monterrey, sus autoridades y la ciudadanía ha sabido contrarrestar a esa enorme presencia de los torbellinos; se han hecho las obras consecuentes para ellos, como la canalización y la Presa “Rompepicos”.

La tragedia que hizo grande a Monterrey
Presentación del libro
Río Fiera: Una joya del periodismo regiomontano

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...