viernes, 4 de noviembre de 2011

El Miedo de los Chinos por Ayudar


Los chinos tienen alto aprecio por el honor... pero es un honor hacia su persona!
Ellos, como nación, nunca han tenido respeto hacia la vida de los demas (si no me creen, chequen como tratan a los tibetanos) Nunca han tenido respeto a la vida! Ni a la infancia! Ni hacia la mujer! (sino me creen, busquen información de las matanzas hacia las recien nacidas)

Y ahora se asombran que el sufrimiento de una inocente pueda ser ignorado por tantos que la vieron tirada y pasaron de largo!!
La niña sale a buscar a su hermano, y es atropellada por una furgoneta que era conducida por un hombre que manejaba y hablaba por celular al mismo tiempo, eso es una TRAGEDIA... Pero la apatía de la gente... ESO NO TIENE NOMBRE!

Pero por increible que parezca, la apatía de la gente tiene fundamentos.
Han surgido varias explicaciones, que van desde los temores de la responsabilidad legal a la creencia de que las reformas económicas han dado lugar a una disminución en el tipo de comportamiento desinteresado promovido en el anterior regimen.

Lo primero es verdad:
En el pais asiatico los buenos samaritanos no gozan de la mejor fama, como cualquiera podría pensar. Por el contrario, muchas veces son convertidos en villanos. Existen varios casos que podrían llegar a explicar, mas no consolar, la indiferencia que la sociedad tuvo con la pequeña Yue Yue.


Hace algún tiempo, un hombre de 83 años se desplomó en una céntrica calle de Fuzhou. Permaneció durante media hora recostado en el frío pavimento, sin recibir ayuda alguna de las personas que pasaban por la zona, no por que no quisieran hacerlo, sino por las consecuencias que traería hacerlo. "No lo toques, después te será difícil aclarar lo que pasó", dijo una de las dos mujeres a la otra cuando trataron de socorrerlo, según publica el periódico estatal "China Daily". Finalmente, usaron sus celulares para llamar a la Policía y una ambulancia que, cuando llegó al lugar, no pudo reanimar al hombre.

El temor chino a ayudar no es infundado
Este es uno de los tantos casos de indiferencia que ocurren a diario en China, y todos, se remiten a uno en particular. En el 2006, un hombre que ayudó a trasladar a una anciana hasta un hospital fue llevado a juicio por la familia de la señora y obligado pagar gran parte de su factura médica. A partir de este caso, el número de peatones que ayudan a personas heridas en accidentes disminuyó considerablemente.

Es tal la situación, que el gobierno de las ciudades de Shenzhen y Shanghai estudian las leyes del buen samaritano, y caso de Yue Yue podría ayudar a su paso.

Ojala, pues esto es mas dificil de lo que se piensa, pues plantea cuestiones de responsabilidad, moralidad, dinero y la esperanza de que un dramático incidente llevará a cambiar a una nación.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...