viernes, 25 de noviembre de 2011

A pesar de Nosotros Mismos, México sigue creciendo

Cada vez más empresas multinacionales deciden invertir e instalar nuevas plantas en México; principalmente automotrices, compañías tecnológicas y aeronáuticas.
¿Por qué? Porque el sector manufacturero mexicano, tras la crisis de 2008, se reconfiguró para ofrecer un mayor valor agregado y mejores condiciones de competitivad.



En 2011, DuPont decidió invertir 500 millones de dólares (mdd) en México para instalar una planta que produzca 200,000 toneladas de dióxido de titanio.

Esa decisión se suma las de otras multinacionales que han escogido al país para crecer:
Volkswagen invirtió 550 mdd en una planta de motores en Silao, Guanajuato; General Motors (GM) destinó 500 mdd para fabricar herramentales en Toluca.
Pirelli destinó 210 mdd en una fábrica de llantas en Querétaro.

Por su lado, las empresas japonesas han volteado a ver a México como una opción viable: Mazda y Sumimoto planean invertir 500 mdd en una planta de autos.


Otras empresas, como Yamashita Rubber, Exedy y Hitachi Chemical, incrementarán sus operaciones en Zacatecas, Aguascalientes y Nuevo León, de acuerdo con información proporcionada por la representación de la Secretaría de Economía en Japón.

Tambien a Querétaro llego Eurocopter con 550 mdd en una planta de componentes de helicópteros.

(Que verguenza, pero...) Los representantes de esta empresa estaban interesados en realizar dicha inversión en Nuevo León, pero declinaron por el alza en la violencia en la entidad.

Lo mismo paso con la empresa aeroespacial canadiense que decidió no invertir entre 200 y 400 millones de dólares en Nuevo León, debido al impacto internacional que generó la masacre de 52 inocentes en el Casino Royale, el pasado 25 de agosto.



Flavio Díaz Mirón, presidente de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (FEMIA), reveló que el día del ataque una delegación de 15 canadienses visitaba el Estado para analizar si la multimillonaria derrama económica se haría en la entidad.


La violencia del crimen organizado acabó ese día con la posibilidad de la inversión, que habría generado 3 mil empleos en cuatro años. "A la hora en que nos estábamos saliendo (de la ciudad) sucedió lo del casino", recordó Díaz.


"¿Qué pasó? El dueño de la empresa nos llamó a todos diciendo: “Sálganse de ahí", como si hubiera una guerra, como si fuera Afganistán", detalló el empresario tras participar en el Congreso Internacional de Ingenieros Mecánicos organizado por el Tec de Monterrey.


El directivo dijo que junto con el secretario de Desarrollo Económico estatal, Jorge Arrambide, buscó explicar la situación, pero la empresa descartó definitivamente invertir en el Estado.


Además de dirigir a la FEMIA, Díaz es consejero general de Bombardier México, compañía aeroespacial que en el 2005 también declinó establecerse en Nuevo León.


En esa ocasión, dijo, Bombardier ­que también es canadiense­ prefirió a Querétaro, principalmente, por cuestiones de incentivos y cercanía con el Gobierno central.


Reservándose el nombre de la compañía que declinó invertir en el Estado por la violencia, Díaz aseguró que la firma buscaba reproducir el éxito que ha tenido Bombardier en Querétaro.


El líder de la FEMIA dijo que del 2006 a la fecha, Bombardier ha invertido en el País unos 500 millones de dólares, cuando sólo planeaba desembolsar 200 millones hasta el 2013.


Detalló que la industria aeroespacial en general ha atraído recursos extranjeros por 3 mil millones de dólares desde el año pasado.


El representante de la FEMIA agregó que desde hace unos meses ha tenido reuniones de negocios en Monterrey con capitanes de las empresas Tata Technologies, de origen indio, las estadounidenses Magnaflux y Eaton Industries, y las europeas EADS y Senior Aerospace Ketema, entre otras.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...