jueves, 8 de marzo de 2012

Las Mujeres de Tenochtitlán eran "el corazón del hogar"

Tomando como marco el 34 aniversario del hallazgo del monolito de la diosa mexica Coyolxauhqui, el INHA presenta hoy el resultado de una ardua labor del historiador e investigador Miguel Pastrana Flores, eminente maestro de UNAM y autor de importantes libros.

El acto, realizado en el Auditorio Eduardo Matos Moctezuma, del Museo del Templo Mayor, se darán a conocer algunos de los deberes que tenían las mujeres de alto rango, entre ellos, realizar rituales de guerra para el triunfo de sus maridos y combatientes, ademas de su labor como pilar angular dentro de la organización familiar mexica, tanto en la cotidianidad como en sucesos relevantes de la familia, asi como el ambito social, ya que las mujeres eran las educadoras de las nuevas generaciones.

El estudio esta enfocado en las Mujeres Pillis, mujeres que pertenecían a un alto rango social tenochca por lo que estaban destinadas a ser las futuras esposas de jefes guerreros, altos funcionarios y gobernantes mexicas, por lo que recibían dos tipos de educación.

Por un lado, la práctica, utilizada para la vida cotidiana, y la ritual, que se desarrollaba en días o circunstancias específicas y, que a su vez, incluían el aspecto religioso, explicó el también especialista del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM.


Seguían estrictos códigos de comportamiento y expresiones del lenguaje corporal según las circunstancias o los lugares, así como hacer actividades de aseo, como barrer diariamente la casa a primera hora con la intención de “sacar todos los pecados y vicios del hogar”.

Eran las administradoras de los bienes y del desarrollo económico de su familia, asi como administrar las telas, joyas y alimentos al interior de su hogar, dirigian la producción de textiles y de diversos productos para usarlos en el trueque.

Respecto a la educación ritual, indicó Pastrana Flores, las mujeres debían mantener limpio el hogar y hacer diariamente ofrendas con hule, copal y alimentos, que se colocaban en el altar que cada hogar tenía; así como convocar y dirigir a los demás miembros de la familia a participar en su cuidado y en las oraciones cotidianas.

Se muestra Un Codice Expecional
No solo por ser una de las pocas crónicas prehispánicas que existen, sino tambien por describir el nacimiento de una niña a quien la partera indica, frente a las demás mujeres allí reunidas, que se convertirá en "el corazón del hogar" en referencia a que la niña al crecer deberá ser el equilibrio y soporte de su estirpe.

Queda con esto demostrado que desde su primera hora de vida, las niñas recien nacidas se les hablaba de su deber y la obligación que tenían de ser "el centro de conciencia y equilibrio de la familia"

Con este documento, Miguel Pastrana Flores demuestra que el papel de la mujer en el México antiguo era de suma importancia, pues complementaba las funciones que el hombre hacía al exterior de la comunidad, como las guerras, las conquistas, los rituales públicos y el cobro de tributos.

En casa de los guerreros o cobradores de tributo, antes que estos partieran a cumplir con sus obligaciones, las esposas se maquillaban y se vestían con ropas viejas y maltratadas, buscando que su apariencia fuera de tristeza y angustia; se ofrecían cantos y oraciones a los dioses pidiendo la bienaventuranza de sus maridos y triunfo en sus campañas.

Cuando el hombre regresaba, la mujer lo recibía con "un ritual de bienvenida" que consistía en preparar guisos finos, usando ingredientes restringidos a la población común, como carne de pelícano y chocolate.
Utilizaban ropas elegantes con tejidos delicados y diseños hechos con plumas manifestando asi el jubilo por la llegada del marido.

Hay muchisimos antecedentes de la gran importancia que le daban los mexicas a la educación:
Historiadores y escritores de renombre mundial como lo son Miguel León-Portilla, Alfredo López Austin y José Rubén Romero han dado pruebas de esto.
Pero la aportación que hoy nos hace el profesor Miguel Pastrana se dedica particularmente a las mujeres!

En Historia general de las cosas de la Nueva España, de fray Bernardino de Sahagún, se menciona que las mujeres también asistían a las escuelas, aunque se desconoce de lo que alli se les enseñaba, muy probablemente idiomas, matemáticas, contabilidad, botánica; muy posiblemente serían semejantes a los calmécac o los tepochcalli, segun la posición que el individuo ocuparía como adulto en la sociedad.

Por otra parte, en el Códice Florentino se indica que algunas señoras mexicas se hallaban al interior de los colegios, posiblemente fungiendo como maestras, algo que hasta el momento no ha sido corroborado.
“Los niños tenochcas incursionaban en las escuelas entre los seis y nueve años de edad, hasta los 15 ó 19, cuando egresaban ya como adultos. Según se lee en dicho códice, al ingresar a los colegios los infantes “eran recibidos por ancianas”.


Según Miguel Pastrana, las fuentes históricas antes mencionadas también hacen referencia a la participación de las mujeres dentro de actos públicos religiosos, en los cuales aportaban las ofrendas, pintaban a los involucrados y oraban. El papel de la mujer en la cultura mexica era mucho mas interesante y complejo... Pero desafortunadamente, hay poca documentación al respecto, puesto que ni los evangelizadores ni sus informantes indígenas lo registraron de manera amplia, anotó el historiador.

No obstante, las hasta ahora ubicadas “sí hacen referencias breves de la vida cotidiana, donde invariablemente ellas eran protagonistas, lo cual es una rica veta de investigación para la historia, la antropología y la arqueología”, concluyó Miguel Pastrana.

Con Notas de
Pulso Político
Muy Intersante
Mujeres en Tenochtitlán

Lecturas Recomendadas
ArteHistoria
Frases sabias!
Educación en México
Los Aztecas

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...