lunes, 18 de marzo de 2013

Hagamos un alto: México y los Jesuitas!

Tristemente en México poco se conoce de la gran labor de los jesuitas en el pais...
La razón, o algunas razones, la conoceras casi al final de comentario!
En tiempos de la colonia, llegarón a evangelizar los franciscanos (1524), dominicos (1526) y agustinos (1533), que en menos de 50 años lograran una rapidísima expansión.


Los jesuitas llegaron a México en 1572, pero se produce en el momento más oportuno. 
La recién nacida Compañía de Jesús, llega a la Nueva España brindando una ayuda de gran valor en colegios y centros educativos.

Tan solo dos años despues, en 1574 se pusieron en marcha los trabajos de construcción de los Colegio San Pedro y San Pedro, en la capital del virreynato
Debido al éxito de estos colegios, se fundaron los colegios San Bernardo y San Miguel.
Con el tiempo, se fundo San Ildefonso que llegaría a ser el mas importante de la ciudad de México




Hacia 1645, la Compañía tenía en México 401 jesuitas, de los cuales unos atendían dieciocho colegios, cada uno de ellos con más de seis sujetos, y otros atendían parroquias o misiones

Por lo que a las misiones se refiere, muy al principio de su llegada, en 1591 para ser exactos, los jesuitas iniciaron en la periferia de México, al oeste y al norte sobre todo, en condiciones durísimas con frecuencia, unas misiones que llegaron a ser famosas en la historia del Nuevo Mundo.

A diferencia de las ciudades ubicadas en el centro del país, aquellas zonas eran ocupadas por "tribus primitivas" que no habían estado sujetas al imperio azteca, ni tampoco a la Corona española.
En esos lugares, los jesuitas realizaron una heroica acción misionera, casi siempre regada con la sangre del martirio.


Sbk?
Alfonso Trueba narra la epopeya misional sin suprimir ningún movimiento de esta grandiosa sinfonía trágica en varias obras, entre las que se recomiendan: Cabalgata heróica, El padre Kino, Ensanchadores de México.

Para conocer a los jesuitas, te recomiendo empaparte de la obra de Alfonso Trueba
México le debe un homenaje cordial a este gran patriota mexicano, que desde la benemérita editorial IUS, hizo más que ninguno para afirmar la historia cristiana en los mexicanos.


En 1632 llegaron al norte de México
En Sinaloa iniciaron la organización de los indígenas que vivían dispersos en los que los españoles llamaron rancherías.
También abarcaron Chínipas, Tepehuenes, Tarahumara, Pimería, California y Sonora, aunque la Compañía tuvo presencia en mas localidades.



Muchos territorios ya habían sido explorados años antes por los españoles, pero fueron los jesuitas quienes lograron establecer las bases de las actuales ciudades.
Un Ejemplo? Baja California
Cuando el explorador español Hernán Cortés llegó cerca de lo que hoy es La Paz en 1535, el clima estaba tan caliente que describió el área como "calida fornax" (superficie caliente). Algunos dicen que "Calida Fornax" eventualmente se convirtió en "California".


La derivación más romántica de "California" proviene de una novela española de principios de 1500 titulada "Las Sergas de Esplandian", en la cual una isla de oro y perlas era gobernada por una reina bárbara, Califa, y su banda de mujeres guerreras.

Sbk? Los mapas impresos en Europa mostraban a Baja California como una isla hasta el siglo XVII.

Los esfuerzos de Cortés por colonizar La Paz fracasaron y el asentamiento fue abandonado un año después. Fascinados con sueños de perlas y bienestar, otros trataron de establecerse en la península, pero no fue hasta 1697 que los Jesuitas arrivaron y lograron establecer un asentamiento.

Este asentamiento fue la Misión de Loreto, fundada por el Padre Juan María Salvatierra. Desde Loreto, una red de misiones se extendió, hacia el sur hasta San José del Cabo y al norte hasta Bahía de los Angeles.

Pero con los misioneros y los buscadores de perlas vinieron epidemias que afectaron a los indígenas de la localidad. En la actualidad existen algunos descendientes de la población indígena original excepto en la parte norte de la península





Los jesuitas organizaron a los nativos bajo el sistema conocido como "de misión"
Este sistema se basaba en el aprovechamiento de las mejores tierras agrícolas de los territorios conquistados, haciendo trabajar gratis a los indios cuatro días a la semana en esas tierras, dándoles derecho a trabajar dos días de la semana para ellos mismos en sus tierras.

Los misioneros jesuitas no solo se encargaron de enseñar espiritualmente, también les enseñaron a cultivar y aprovechar los métodos de cultivos europeos.

Obviamente los mas beneficiados fueron los jesuitas:
Este sistema de economía agrícola les dio la oportunidad a los jesuitas de controlar mas de las dos terceras partes de la producción agrícola de la misión y del capital humano*, lo que les dio a su vez, recursos para financiarse.

* Entiendase por capital humano a los esclavos
Efectivamente, los indios "evangelizados" fueron sus primeros esclavos.

Luego trajeron a miles de nativos de África que eran comprados a los piratas que los atrapaban y los trasladaban a América.
Los jesuitas destinaban a toda esa gente a trabajar las tierras... inculcando les que su condición de esclavos era por la voluntad de Dios.


Ya para el siglo XVIII, los jesuitas contaban con gran poder en Europa y en el Nuevo Mundo, mucho en parte a sus "auto-suficiencia" económica!   Pero también por sus Escuelas y Universidades!
No solo las misiones los proveían de fondos suficientes... La fundación de los colegios y la política cultural, causo gran hostilidad!

Poco saben, pero la enseñanza no figuraba entre los ministerios de competencia de la Compañía de Jesús en el momento de su fundación.
Al principio, Ignacio se había mostrado muy reacio a involucrarse en este terreno, ya que consideraba que los miembros de la orden habrían perdido tiempo precioso, que debía destinarse en cambio a los denominados ‘ministerios espirituales’



La decisión de fundar colegios y dedicarse a la enseñanza se presentó más bien como una necesidad, cuando el propio fundador y sus más estrechos colaboradores –ex alumnos de la Sorbona-tomaron conciencia de la profunda decadencia en la que se encontraban las escasas escuelas de formación para el clero y se plantearon el problema de instruir por sí mismos al propio personal.

En un primer momento, por lo tanto, la intención fue limitarse a la formación de jesuitas, pero muy pronto se añadieron las apremiantes solicitaciones de los laicos –príncipes, nobles o repúblicas-, con el objetivo de que los colegios pudieran ser también frecuentados por individuos externos a la orden. 


Pero la fundación de un nuevo colegio no era poca cosa, puesto que, según las Constituciones, era necesario tener la seguridad de contar con los medios para permitirle sobrevivir en el futuro: Ellos lo tenían

Y a diferencia de las casas profesas, los colegios podían poseer rentas propias a fin de mantener a sus profesores, ya que no estaba previsto ningún pago de parte de los estudiantes. De este principio de la gratuidad derivaron algunas otras características típicas de los colegios jesuitas, que ejercieron profunda influencia no sólo en el modelo educativo de la Compañía –es decir, en que sus escuelas se hallaran abiertas tanto a las clases altas como a las pobres- sino también en su historia.




Con frecuencia los colegios, empujados por la necesidad de sustentase, se convirtieron en el centro de verdaderas empresas, no sólo en Europa sino también en las tierras de misión, lo que les valió la crítica de haber dado vida a una real potencia económica.

Sbk?
Para el momento de la muerte de San Ignacio, en 1556, existían ya 33 escuelas, de las cuales 20 se hallaban en Italia; en 1580 habían llegado a 140 y a comienzos del siglo siguiente eran 245, de las cuales 51 se encontraban en Italia, distribuidas de modo bastante equitativo en todo el territorio.

Otra razón para ser Temidos y Odiados: Muchos de sus sacerdotes ocupaban altos cargos en los gobiernos, lo que ocasiono que tuvieran muchos enemigos políticos.
España y Portugal no estaban para nada de acuerdo a las libertades que el Vaticano otorgaba a los Jesuitas en las Américas, por lo que ambos países presionaban al Papa para disolver la orden.
Muchos reyes europeos querían ser ellos los que tomaran el control de los asuntos eclesiásticos y no la intelectualidad jesuita 


Por si fuera poco, con la llegada de la Ilustración, los nuevos pensadores no les agrado darse cuenta como la intelectualidad era casi dominada por los jesuitas.
Todo eso llevo, a que en 1762, el rey Luis XV expulsara a los jesuitas de Francia y confiscara todos sus bienes.
Él fue el primero, pero muchos gobiernos siguieron su ejemplo.


Finalmente, en 1773, y a pesar de haber resistido las presiones de Francia y España frente al empeño de éstas de que disolviese la orden de los Jesuitas, el papa Clemente XIV no mantuvo aquella entereza y disolvió oficialmente la orden, cerrando las misiones y las escuelas jesuitas.
Aquel acto le fue recompensado de inmediato con la devolución de los territorios previamente ocupados por Francia (Aviñón y el condado Venesino), y por Nápoles (señoríos de Benevento y Pontecorvo) por los monarcas francés y español.
Sería mucho después que termino la revolución francesa (1789-1793) cuando reaparecerían los jesuitas en Europa.

Continuemos...


Lecturas SUPER-Recomenables
Padre Eusebio Francisco Kino
Padre Gonzalo Tapia
Padre Villalta
Padre Julio Pascual
Padre Juan Fonte
Padre Nicolás Tamaral
Padre Hernando de Santarén
Padre Agustín de Campos
Padre Modesto Sánchez
Misioneros y su impresionante obra

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...