martes, 30 de abril de 2013

Viva el Rey Guillermo Alejandro de Holanda!

Primero que nada: Qué Viva la Reya Beatriz!


La reina Beatriz de Holanda ha abdicado y entregando el trono a su hijo mayor, el  príncipe Guillermo Alejandro, que se convirtió en el primer rey holandés en más de 120 años.

Unas 25,000 personas esperaban fuera del Palacio Real de Ámsterdam mientras la abdicación y la sucesión automática se retransmitían en directo por televisión.

La masa se había reunido en la plaza Dam de Ámsterdam desde primeras horas del martes, para ver al nuevo monarca y a su esposa, la reina Máxima, saliendo al balcón del Palacio Real. Beatriz contenía las lágrimas cuando presentó a su hijo.
"Hace un momento he abdicado. Estoy contenta y agradecida de presentaros a vuestro nuevo rey... Hoy dejo sitio a una nueva generación. Mi hijo asume hoy la responsabilidad de esta nueva función", dijo Beatriz de Orange, que ahora toma el título de princesa de los Países Bajos.

Con un sobrio vestido morado, Beatriz firmó el documento de abdicación frente al gabinete holandés y a Guillermo Alejandro y Máxima, que vestía un vestido rosa pálido con una falda brillante y un enorme lazo en su hombro izquierdo.

Se espera que Guillermo, un especialista en gestión del agua de 46 años, dé un toque menos formal a la monarquía junto a Máxima, una ex banquera de inversión de Argentina.
Beatriz, de 75 años, eligió retirarse tras 33 años de reinado, siguiendo la tradición de su madre y su abuela.El 30 de abril, o el Día de la Reina, siempre es un día de fiesta en Holanda, y este año ha dado otra excusa para las celebraciones en un momento en que la caída de los precios de las viviendas, el aumento del desempleo y el descenso de la confianza del consumidor han llevado al país a la recesión.
Con esta breve ceremonia, Guillermo-Alejandro de Orange se convierte a sus 46 años en el monarca reinante más joven de Europa.
La ciudad de Ámsterdam se ha engalanado especialmente con el color naranja, representativo de la familia real, durante días. Las casas se cubrieron de banderas y los escaparates de las tiendas mostraban pasteles naranjas, dulces, ropa y flores del mismo color.


Muchos ciudadanos se tomaron el lunes libre y empezaron la celebración por anticipado con música en las calles. Se espera que casi un millón de personas se sumen al festejo en las calles con bailes, bandas y DJs que ayudarán a generar un ambiente de carnaval.

"Él (Guillermo) sabe lo que tiene que hacer. Une a la gente. Ha hecho posible que se mezcle más la gente de diferentes generaciones", dijo Margriet Dantuma, de 40 años, vestida con una falda naranja, mientras se unía a otros en puestos improvisados de chucherías.
Detalles 
La realeza es muy popular, y el 78 por ciento de la población holandesa está a favor de la monarquía, más que el 74 por ciento de hace un año, según un sondeo de Ipsos.
Sin embargo, se les ha despojado de su influencia política, y ya no designan al mediador que lleva a cabo las negociaciones preliminares cuando hay que formar coaliciones de gobierno.

La firma del acta de abdicación se produjo ante la pintura mural "Moisés elige el consejo de los setenta ancianos", adquirido en 1737 por Jacob de Wit.

Nunca se corona al monarca holandés porque, al no haber una iglesia estatal, no hay clérigos para llevar a cabo la coronación. Pero sí hay una corona, que estará en una mesa junto a él durante la ceremonia, además de otras joyas de la corona.


Guillermo llevará un manto real que se ha usado para las investiduras desde 1815, aunque se ha reparado y modificado al menos dos veces en el último siglo, para las entronizaciones de su madre y su abuela.

El príncipe Carlos de Inglaterra y la princesa heredera de Japón, Masako, que hace su primer viaje al extranjero desde que cayó enferma hace una década, están entre algunos de los 2.000 visitantes de la ceremonia oficial. Por parte de España, acuden los príncipes de Asturias.


Se espera que las celebraciones sigan durante la tarde con un desfile en el agua a través del IJ, la ribera histórica de la capital holandesa.


En tiempos de austeridad y miles de millones de euros en recortes presupuestarios, el Gobierno prometió un bajo coste para el desfile.


Las ceremonias de esta semana costarán unos 12 millones de euros, pero las amplias medidas de seguridad están excluidas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...