lunes, 4 de noviembre de 2013

... Y de Relojes!


Pero 1953 es, sobre todo, el año de un reloj mítico...

A principios de los años 1950s, los relojeros suizos tenían en mente la idea de fabricar relojes para la navegación, pero seguían sin ser capaces de penetrar en el misterioso mundo de las condiciones subacuáticas.

Dos oficiales navales franceses, el comandante Robert (Bob) Maloubier y el Teniente Claude Riffaud recibieron del Ministerio de Defensa y la Armada Francesa el encargo de organizar un grupo de combate de élite, denominado “Les nageurs de combat” (los nadadores de combate), que se convertirían en una unidad altamente selectiva dentro de las fuerzas armadas francesas. Corría el año 1952.




(Insignia del Grupo "Les Nageurs de Combat)



Las operaciones submarinas de esa unidad precisaban de un equipamiento duro, resistente al agua y totalmente fiable, capaz de resistir las pruebas más rigurosas y las condiciones más exigentes del medio sub-acuático. En aquel momento, no fueron capaces de encontrar un reloj de buceo que pudiera cumplir con sus exigentes requerimientos. Los dos oficiales determinaron qué tipo de reloj de pulsera necesitaban y se pusieron en contacto con la Blancpain Rayville, de Villeret, Suiza. Los ingenieros de la manufactura pusieron toda su visión, talento y experiencia a trabajar  y obtuvieron como resultado una maravilla de la mecánica de precisión, que no tardaría en convertirse en una leyenda: El Blancpain Fifty Fathoms.





Innovador en muchos aspectos, el Blancpain Fifty Fathoms fue presentado en 1953 y causó una inmediata sensación. Gracias a una caja de acero inoxidable roscada muy robusta, su resistencia al agua fue garantizada oficialmente hasta 50 fathoms, o brazas, (1 fathom = 1,829 m.) o 91,45 metros. Esta era aproximadamente la máxima profundidad para un buceador equipado con tubos conteniendo mezcla de oxígeno y nitrógeno. 
Esa profundidad, 50 brazas (fathoms), se consideraba un umbral de seguridad que sólo estudios posteriores por parte del COMEX con mezcla de aire y helio podrían romper. En realidad, el reloj podía propiamente soportar una profundidad de 150 metros. El movimiento automático reducía la necesidad de utilizar la tija de remontar, un punto débil en muchos relojes subacuáticos.


(Foto: foroderelojes.com)

El Fifty Fathoms tenía una característica especialmente importante: este reloj se podía leer en la oscuridad, porque sus índices y numerales, luminosos y de gran tamaño, destacaban claramente contra el fondo negro del dial y el cristal del reloj.



(Foto: forumderelojes.com)



Y lo más destacable, su bisel rotante unidireccional en epoxy se podía usar de una forma totalmente novedosa y muy conveniente. Si el buceador situaba la marca de las 12 horas del bisel frente a la aguja minutera antes de una inmersión, podía controlar el tiempo de inmersión que había transcurrido simplemente echando un vistazo a su reloj.

El Fifty Fathoms se forjó rápidamente una sólida reputación entre las unidades de élite por su fiabilidad y robustez. Los oceanógrafos e investigadores marinos pronto se dieron cuenta de los beneficios que este instrumento podía acarrear a sus propios buceadores.



Pero la comercialización del Fifty Fathoms tuvo que salvar algunas dificultades para su creador, Blancpain. En aquella época, un fabricante de relojes, la casa LIP fundada por Emmanuel Lipmann en 1867, era líder absoluto en el mercado francés. Su posición dominante en el mercado francés llevó a Blancpain, virtualmente desconocida en Francia, a firmar en 1953 un acuerdo de marketing y distribución que le permitiera poner un pie en Francia. LIP quedaba en disposición al propio tiempo de distribuir relojes de gama alta con su propio nombre en el dial. 



En 1954 Lip introdujo el reloj sumergible Blancpain Fifty Fathom en el mercado francés. Los relojes estaban firmados en el dial por ambas casas, Lip y Blancpain. Lip vendía también movimientos a Blancpain en esa época, y una serie llevaba calibres Lip R23 (marcados Lip patente Blancpain). Aparte de esta excepción, Lip no estuvo involucrada en el diseño ni de los movimientos ni de los relojes, sino que simplemente aportó el marketing, distribución y el servicio post-venta en Francia. El acuerdo resulta especialmente curioso, pues los inventores del reloj, Robert Maloubier y Claude Riffaud, contactaron inicialmente con Lip a principios de los 1950s con una idea para un reloj sumergible, pero fueron rechazados... “es un reloj sin futuro”, dijeron los de Besançon... y se dirigieron en su lugar a Blancpain Rayville SA, quien finalmente diseñó y fabricó el reloj. La Spirotechnique, compañía francesa especializada en fabricar equipos de buceo, fue la que introdujo en esa misma época los modelos Fitfty Fathoms al mundo del buceo profesional, y fue el principal suministrador para la armada francesa.





(Copia de la carta dirigida por el teniente Claude Riffaud a La Spirotechnique, expresando su deseo de adquirir un Fifty fathoms para su uso personal. Foto: www.fiftyfathoms.net)



(El calibre AS 1361. Foto: foroderelojes.com)

En menos de una década desde su diseño, el Blancpain Fitfy Fathoms fue adoptado por un buen número de organizaciones especializadas en la investigación y la exploración oceanográfica, como por ejemplo el “Groupe d'Etudes et de Recherches Sous-marines” (GERS) de Francia.

El Fifty Fathoms recibió un gran impulso a nivel mundial cuando fue calzado por Jacques Cousteau y sus buceadores en la película “Le monde du silence” , ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes en 1956. La película, codirigida porLouis Malle, hizo que el público de todo el mundo conociera la extrema riqueza de la flora y la fauna marina... pero la audiencia no pudo evitar darse cuenta de que el equipo subacuático en su totalidad llevaba cierto reloj... Las cualidades profesionales únicas del Fifty Fathoms se manifestaron sumamente valiosas en el rodaje de las largas secuencias subacuáticas de la película.


(Cartel de la película "Le Monde du Silence", de Jacques Yves Cousteay y Louis Malle, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes de 1956)







(El comandante Jacques Cousteau con un mimebro de su equipo, luce un Fifty Fathoms en su muñeca. En la foto de abajo, el reloj sobre una medalla del Calypso, en homenaje a Cousteau. Fotos: foroderelojes.com) 


En Estados Unidos, el reloj ganó notoriedad cuando la estrella de la televisión Lloyd Bridges llevó un Blancpain Fifty Fathoms en la foto que apareció en la portada de la revista Skin Diver Magazine de Febrero de 1962. 
Lloyd Bridges era el famoso protagonista de la mítica serie de TV Sea Hunt , que se emitió en la televisión americana entre 1957 y 1961, y en la que interpretaba al buceador profesional Mike Nelson, un ex hombre-rana de la Navy.




En el transcurso de los años y hasta los 1980s, se lanzaron varios modelos siempre en pequeñas cantidades, a menudo para uso militar en diversos países. La mayoría llevan movimientos automáticos AS (Anton Schild de Grenchen), Muchos llevaban el símbolo de “no radiación” en el dial y algunos con el indicador circular de humedad para controlar la resistencia al agua (a menudo vistos en las MILSPEC 1 y TR-900).




(Reloj Fifty Fathoms usado por una unidad de la armada polaca, alrededor de 1960, con el símbolo de no radiación. En la segunda fotografía un macro del símbolo. Fotos: SteveG en watchpics.com)


La reputación de fiabilidad de estos relojes le ganó el derecho a ser usado por los ejércitos de las armadas de Francia, Chequia, Polonia, Alemania, algunos países nórdicos, así como la US Navy (SEALUnderwater Demolition TeamFrogman).










(El Blancpain Fifty Fathoms utilizado por cuerpos de élite de las armadas de diversos países. Fotos: forumderelojes.com)

El Fifty Fathoms que se comercializa en la actualidad cuenta con una caja de acero de 45 mm de diámetro, bisel giratorio unidireccional y correa de tela forrada de caucho. Está dotado con un movimiento mecánico automático Blancpain calibre 1315, reserva de marcha de casi 6 días, indicador de fecha y es hermético hasta una profundidad de 300 metros. 




En los primeros tiempos del reloj, el bisel se fabricaba en epoxy, pero en la actualidad se realiza en zafiro negro resistente irrayable. Ahora, los numerales y los índices brillan luminosamente en el bisel que es ligeramente curvo en lugar de plano, para moverse más fácilmente en superficies difíciles. Los ingeniosos técnicos y experimentados equipos de Blancpain fueron los primeros en alcanzar este reto en particular... los tiempos de inmersión transcurridos se pueden determinar fácilmente de un vistazo, viendo la posición de la manecilla de los minutos con relación a los numerales e índices luminosos en el bisel. 


Durante toda su historia ha habido muchos Fifty Fathoms, de modo que no se puede hablar de un único FF, como tampoco lo hacemos del Omega Constellation o del Patek Calatrava. Es muy recomendable la lectura del post de "vegaban" en foroderelojes.com para seguir la evolución del Fifty Fathoms durante los años. 


Bien, ...pues éstas son algunas de las cosas que ocurrieron en 1953... el año en que subimos a lo alto de la montaña para tocar el cielo con nuestras manos y bajamos al fondo del profundo azul del mar.

http://www.rolex.com/es/watches/submariner/m116610lv-0002.html

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...